Desde que lo comencé, voy un paso adelante, dos pasos atrás. ¿Vale la pena ejecutar una consultoría de redes sociales para organizaciones sin fines de lucro?

Si, absolutamente.

Lo que está haciendo es ofrecer experiencia en algo que la organización puede usar para cumplir mejor sus objetivos. Esto no debería ser diferente de si estuviera consultando sobre cómo organizar un evento de recaudación de fondos, configurar el plan de cuentas o escribir un manual para empleados.

Le tomó años al mundo con fines de lucro entender las redes sociales y es un proceso continuo. En este momento, todo el mundo está descubriendo que no es una panacea de bajo costo la que resolverá todos sus problemas, tiene que contar con recursos, personal y monitoreo, como cualquier otro programa.

Me imagino que tratar de lanzar este concepto a un sector del mercado que no cuenta con fondos suficientes o que no cuenta con los recursos suficientes podría ser un desafío, pero eso no significa que no sea válido y que valga la pena seguir adelante.

Parece que su propuesta de valor no es lo suficientemente fuerte o no se ejecuta de manera efectiva. Una consultoría gana dinero cuando sus clientes tienen éxito: ¿sus clientes actuales están haciendo mejores avances que sus pares?