¿Cómo podrían financiarse los museos y los sitios históricos si fueran gratuitos para los pobres?

Hay muchos museos estatales y federales que son gratuitos, pero los museos locales más pequeños de arte e historia deben depender de las donaciones de mecenas ricos para mantener sus puertas abiertas. Algunos de estos museos no requieren una tarifa de admisión y otros sí. Con la economía en tan mal estado, las donaciones han disminuido y muchos museos pequeños se ven obligados a cerrar sus puertas sin subsidios porque las tarifas de admisión por sí solas no pagarán las facturas de servicios públicos, y mucho menos cualquier tipo de personal profesional.

La parte más triste de esta historia es que muchos de estos pequeños museos no cobran a los niños una tarifa por la admisión o por sus programas educativos. Algunos de estos niños nunca tendrán la oportunidad de visitar un museo si cierran los museos más pequeños, especialmente los niños que viven en zonas más rurales del país.